Decía Camilo José Cela: “Lo malo de los que se creen en posesión de la verdad es que cuando tienen que demostrarlo, no aciertan ni una”.

Esto es lo que está ocurriendo en los últimos años con esos grupos y asociaciones que, con unos argumentos que caen por su propio peso, sólo hacen echar leña al fuego, criticando la crueldad de quien siente pasión por la caza, avivando hacia ellos un odio inusitado que se manifiesta en insultos, acoso… llegando a crear una importante alarma social.

No se busca con este artículo soliviantar a unos contra otros, sino de buscar un posible consenso, ojalá se consiga, entre animalistas y amantes de la caza. Nunca a un amante de la caza, como se ha publicado en la sección cartas a la Directora, en Hoy de Extremadura, de 14 de abril del presente, se le ocurriría decir: “En los pueblos se aprende a ver a los animales como cosas”. Sin entrar en debate, para nosotros, un animal es más que eso. Es por ello que desde la Federación Extremeña de Caza y desde las Sociedades de Cazadores nos implicamos en proyectos de recuperación, conservación, investigación, innovación y didáctica, que os invitamos a conocer. Instalación de comederos, bebederos, desinfección, construcción de majanos y linderos para la cría y conservación… son algunas de nuestras actividades que van en beneficio de la recuperación de especies, caso del lince o el águila imperial.

Es hora de demostrar que los cazadores y cazadoras somos un colectivo activo, dejemos atrás nuestra pasividad y falta de unión, demos un paso al frente defendiendo una actividad que favorece la conservación, estimula el desarrollo rural y genera riqueza. Para documentar esto, os invitamos a leer el Informe sobre la caza elaborado por Manuel Gallardo Casado.

En la concentración de Méroda tuvimos ocasión de demostrar nuestra unión. Nos concentramos, según fuentes de la Policía Municipal de Mérida, unos 4.000 amantes de la caza, en la Plaza de España de mencionada ciudad, en un acto organizado por la Federación Extremeña de Caza, bajo el lema Sí a la caza, nuestra forma de vida.  La finalidad,  defender y difundir los valores del mundo de la caza, al tiempo que se respeten nuestros derechos. Somos muchos más los cazadores de nuestra Región y no podemos quedarnos impasibles ante lo que ocurre. Por tanto, os animamos a participar en todos aquellos actos que se organicen en defensa de nuestros intereses.

Siguiendo a Ortega y Gasset, la vida es una serie de colisiones con el futuro, no es una suma de lo que hemos sido, sino de lo que anhelamos.  Y nosotros, como amantes de la caza, de la naturaleza, anhelamos una sociedad donde podamos convivir y respetarnos animalistas y cazadores, cazadoras.