El documento ha sido remitido también a los partidos con representación parlamentaria que firmaron el documento “Responsabilidad Política Frente a la caza”

La Federación Extremeña de Caza ha presentado a la Consejería de Agricultura, Desarrollo Rural, Población y Territorio de la Junta de Extremadura un plan de medidas agroambientales para una nueva Política Agraria Común que apueste por la recuperación de la fauna menor y la biodiversidad.

El documento “Propuestas para la PAC post 2020”, elaborado por un grupo de 15 científicos y técnicos de toda España junto con la Real Federación Extremeña de Caza y la Fundación Artemisan, apuesta por una reforma de la PAC que tenga como uno de sus objetivos compatibilizar la rentabilidad económica del agricultor con la protección ambiental y con la recuperación de la fauna menor y la biodiversidad.

Además, FEDEXCAZA ha remitido también la propuesta a los partidos con representación parlamentaria que suscribieron en su momento el documento “Responsabilidad Política Frente a la Caza” en el marco de la campaña #Lacazatambiénvota (PSOE, PP y Ciudadanos), con el objetivo de que el Parlamento regional conozca y respalde la propuesta.

MEDIDAS CONCRETAS

Entre las iniciativas –que varían según el uso agrícola del terreno- destacan la realización de márgenes de siembra sin cosechar como superficie de interés ecológico, la realización de márgenes multifuncionales y de ‘caballones’, la regeneración de dehesas con nuevas plantaciones y la incentivación de cultivos de cereales autóctonos.

Según explican los autores del documento, desde el siglo pasado, el campo español ha venido experimentando una serie de cambios para incrementar la producción de alimentos y recursos y, al mismo tiempo, garantizar la rentabilidad de las explotaciones agrarias. Así, la PAC “ha venido marcando el destino de nuestros agricultores, que tienen que ser muy competitivos frente a un mercado cada vez más globalizado”, y esta situación ha provocado que “nuestro campo se haya ido haciendo cada vez más inhóspito para muchas especies de fauna y flora, que antaño eran muy abundantes”.

Los técnicos apuntan que hay estudios científicos “que confirman que en líneas generales no se han alcanzado los objetivos propuestos y hoy nos encontramos en un punto de “no retorno”: las poblaciones de muchas especies están desapareciendo y el abandono del campo es galopante”.
Por ello plantean que en la siguiente reforma se introduzcan algunos modelos de eco-esquemas y ayudas agroambientales enfocadas a cada agrosistema: áreas cerealistas, y dehesas y zonas de cultivos permanentes (viña, olivar y cerezo, entre otros). Con ello pretenden que la nueva PAC contribuya “a revertir la situación actual y mejore la situación de las poblaciones de fauna menor y de biodiversidad en nuestro agro”.

Las propuestas de FEDEXCAZA se basan en prácticas agrícolas que sean beneficiosas para el clima y el medio ambiente y que se encuadran dentro de los tres objetivos específicos medioambientales definidos, relativos al cambio climático y la energía sostenible; el desarrollo sostenible y la gestión eficiente de los recursos naturales; y la protección de la biodiversidad, los servicios ecosistémicos, la conservación de los hábitats y los paisajes.

Propuestas para la PAC post 2020