El pasado diez de agosto se ha publicado en el Diario Oficial de Extremadura el DECRETO 129/2016, por el que se establecen las bases reguladoras de la concesión de ayudas para el desarrollo sostenible en Áreas Protegidas, en zonas de reproducción de especies protegidas o en hábitat importante.

Este tipo de ayudas pretenden continuar con aquellas inversiones en espacios de la Red Natura 2000 y áreas de gran valor natural, cuyas acciones repercuten en la conservación del medio y en el mantenimiento de los valores que propiciaron su declaración como espacio protegido. Se encuentran en el marco del Programa de Desarrollo Rural para el período 2014-2010.

Podrán beneficiarse de estas ayudas aquellas personas físicas o jurídicas que sean titulares de una explotación agroforestal incluida en espacios de la Red Natura 2000 de Extremadura y otros parajes de alto valor natural, que son el resto de terrenos incluidos en la Red de Áreas Protegidas de Extremadura y áreas de importancia para la conservación de las especies incluidas en el Catálogo Regional de Especies Amenazadas de Extremadura.

Es obligatorio que el solicitante tenga inscrito a su favor en el REXA (Registro de Explotaciones Agrarias), en el año de la convocatoria, la ubicación con el aprovechamiento adecuado y requisitos establecidos para cada una de las actuaciones.

A pesar de que línea de ayudas no está dirigida para sociedades de cazadores y otros titulares de cotos de caza, es una buena oportunidad para que los cazadores la difundan entre sus compañeros agricultores, que tengan a su nombre explotaciones agroforestales, ya que estos son los que las pueden solicitar. En algunos casos el titular del coto será, a su vez el titular de la explotación agroforestal.

Y es que teniendo en cuenta el enorme porcentaje de superficie ocupada por la Red Natura en Extremadura, estas ayudas representan una gran oportunidad para realizar actuaciones que contribuirán a mejorar la calidad del hábitat, y con las que se verían sumamente beneficiadas las especies cinegéticas de caza menor. Hay que destacar que el importe de la ayuda por beneficiario y convocatoria puede llegar hasta los 30.000 euros.

A continuación vamos a poner algunos ejemplos de las actuaciones más interesantes en cuanto a su repercusión en las especies de cinegéticas:

  • Actuaciones de mejora del hábitat agrícola en cultivos de secano:

  Cultivo no productivo de cereales sin cosecha

  Cultivo no productivo de leguminosas sin cosecha

  Creación de islas o rodales de 200 m2 de arbustos dentro de las parcelas agrícolas y ganaderas, o en las lindes (plantación y cerramiento perimetral)

  Creación de caballones entre parcelas de cultivo (caballón doble)

  Cultivo no productivo de alfalfa sin cosecha

  • Mejora de las poblaciones de conejo de monte
  • Charcas y puntos de agua
  • Fomento de lindes, setos y bosques galería
  • Creación de muladares o comederos para alimentación de aves necrófagas

En definitiva, una serie de medidas que contribuirían significativamente a mejorar el hábitat y, por tanto, las condiciones de refugio, alimentación y reproducción de las especies de fauna protegida y cinegética que pueblan nuestras fincas.

Desde estas líneas hacemos un llamamiento a los titulares de explotaciones agroforestales para que soliciten las ayudas. En especial, a aquellos que además sean cazadores para que difundan la oportunidad que brinda este tipo de ayudas para llevar a cabo unas actuaciones agroambientales que sin duda, repercutirá, a muy corto plazo, en el patrimonio natural y cinegético de sus fincas.