La localidad pacense de Llerena acogerá este fin de semana el II Campeonato de Altanería de Extremadura en el que participarán veinticinco halcones procedentes de diferentes puntos de la geografía nacional, además de uno de Portugal y otro de Holanda, y a los que se valorará la altura o velocidad de su vuelo.

El sábado, día 9, volarán los veinticinco halcones participantes, y de ellos, los diez que obtengan mejor puntuación volarán el domingo junto al halcón campeón de la primera edición que es propiedad del cetrero pacense Miguel Espinosa.

Así lo han dado a conocer en rueda de prensa el alcalde de Llerena, Valentín Cortés, el delegado de Turismo, José Castaño, el presidente de la Federación Extremeña de Caza, José María Gallardo, y los presidente y vicepresidente de la Asociación de Cetreros Extremeños, Pedro Alfonso Gómez y Manuel Iglesias, respectivamente.

La cetrería fue reconocida por la UNESCO en 2010 como Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad, lo que unido a que en la localidad vivió en el siglo XVI Luis Zapata, que escribió un tratado de cetrería en verso, es lo que motivó al ayuntamiento el pasado año a apoyar la celebración del Campeonato de Altanería, organizado por la Asociación de Cetreros y la Federación de Caza.

Los campos de Llerena son un escenario ideal para el vuelo de los halcones, que son aves de espacios abiertos y que necesitan terrenos despejados para poder desarrollar sus estrategias de caza que se basan en la velocidad, según ha destacado el primer edil llerenense.

El presidente de la Federación Extremeña de Caza ha resaltado la gran implicación del Consistorio de la localidad en la organización de este segundo campeonato, al objeto de poner en valor la cetrería.

Asimismo, ha incidido en la importancia de la caza para muchos núcleos rurales de poca población, para recordar después que Extremadura cuenta con más de 15.000 licencias de caza y que esta actividad genera más de 400 millones de euros anuales.

En la altanería, cada cetrero suelta a su halcón y una vez que éste está arriba, se suelta una paloma para el halcón pique hacia ella, aunque normalmente la paloma se va sin ser cazada por el halcón, ha explicado el vicepresidente de la Asociación de Cetreros Extremeños.

En este tipo de campeonatos, ha matizado, lo que se valora es la altura que alcanza el halcón, el estilo y la velocidad del vuelo que se mide con un GPS que portará cada halcón.

Si el animal toca la paloma obtiene más puntos, al igual que si la captura, si bien hay campeonatos en los que han ganado halcones sin necesidad de capturar a la paloma sino por la altura, el estilo de vuelo y la velocidad alcanzada, ha precisado.