Israel Hernández Tabernero, director de Jara y Sedal

¿Qué es para ti la caza?

La caza es mi universo, sin ella no sería el que soy hoy. Sería algo diferente, seguramente mucho más anodino. Es el norte de mi brújula desde que tengo uso de razón. Es un estilo de vida que me ha condicionado en los aspectos más importantes de mi vida, desde el lugar en el que vivo hasta la profesión a la que me dedico.

¿A qué edad comenzaste en este mundo y quien te animó a ello?

A los 7 años me llevó mi padre a un puesto de media veda una calurosa tarde de agosto. Sólo disparó dos veces, a una paloma y a una zorra que pasaba larga. No vimos nada más, pero bastó. Cuando volví a casa mi instinto cazador ya se había despertado.

¿Recuerdas tu primera montería? ¿Cómo fue?

Sí. La recuerdo porque ya era yo mayorcito, con 15 o 16 años. Era cochinera y no disparé. La primera montería de venaos fue en Cáceres y la viví con los perros. Fue muy emocionante, aunque he de reconocer que soy cazador de menor y rececho. Prefiero caminar y ganar la partida al monte de tú a tú.

Después de todo esto que nos cuentas ¿Cómo fue la idea de hacerte empresario, y llevar una de las revistas de caza más vendida en España como es JARA Y SEDAL?

No fue tan sencillo. Yo llevaba tiempo dirigiéndola y la editorial para la que trabaja decidió desprenderse de la mayor parte de sus cabeceras, entre las que se encontraba Jara y Sedal. Esto podía suponer un drama para el fantástico equipo humano que la hacía posible y decidimos dar un paso adelante y ver una oportunidad en aquella realidad tan incierta. No fue fácil y no estuvo exenta de riesgos, pero nos dejamos la piel por sacar el proyecto adelante y aquí estamos tres años después.

¿Cómo fueron tus comienzos como empresario?

Duros, como todo lo que merece la pena. Fue como cursar un máster empresarial a marchas forzadas. Trabajo, trabajo, trabajo y sacrificio. Tomar muchas decisiones de manera muy rápida y sabiendo que no hay margen de error. Errar es un lujo que no puedes permitirte cuando apuestas todo a una carta y tienes a un equipo increíble peleando a tu lado sin fallarte. La responsabilidad de que el barco siga adelante y tu gente pueda seguir llenando la nevera de su casa es pesada, pero te empuja y te hace tomar las decisiones acertadas, que en ocasiones han sido más difíciles de lo que se puede imaginar. Estas canas no salieron porque sí…

¿Cómo ves la situación de caza en España? ¿Crees que influye la crisis?

La crisis ha propiciado un cambio de era. Este país es diferente al que nos encontramos al entrar en esta década. Todo ha cambiado, a menudo de forma muy radical. La crisis ha empujado esta transformación que afecta a todos los ámbitos de nuestra vida, y la caza no permanece ajena a ello. Creo que nuestro sector se está adaptando ahora mismo a este nuevo escenario que pisamos. Y soy optimista. Creo que hay gente muy buena y bien preparada tomando las riendas de la máquina de la caza. En Extremadura tenéis a un tipo extraordinario al frente de la caza que se llama José María Gallardo, el presidente de FEDEXCAZA. Gente como él o como vosotros, JOCAEX, sois los que hacéis creer que merece la pena y que hay un futuro mejor para la caza en este país.

¿Es fácil ser empresario? ¿Animas a más jóvenes a seguir por el mismo camino que escogiste?

Fácil no es. De hecho es difícil. Pero por supuesto que animo a cualquier joven que tenga una idea y un sueño a pelear por él como si no hubiera mañana. Como dijo Antonio Banderas en aquella famosa entrevista: “Un país se hace con gente que se la juega”. Y el mundo de la caza está ávido de sangre nueva con ideas rompedoras que lo sacudan y demuestren que estamos en el Siglo XXI y podemos hacer cosas extraordinarias. Así que ¡adelante!

¿Existe mucha competencia empresarial?

Sí, la vida es como el monte: siempre hay alguien que va a hacer todo lo posible por comerte. Pero si eres cazador de verdad, si has mamado el campo desde pequeño y te has proveído de todas esas enseñanzas no escritas que bebes del monte, si tienes ese punto salvaje y huraño que has visto una y otra vez en los animales, sabes interpretar el terreno que pisas y sus amenazas. A sabiendas de que nada te garantiza el futuro.

¿Cuáles son sus aspiraciones como empresario?

Ser una buena persona y ayudar a la caza es lo que de verdad me importa. El dinero es vil. Si dejas que compre tus aspiraciones acabas siendo su esclavo. Los billetes sólo deben ser una herramienta para facilitarte el camino a ser feliz y acostarte todos los días pensando que ese día mereció la pena.

A día de hoy ¿cuándo ejemplares de la revista se suelen lanzar cada mes? ¿Con cuántos seguidores cuenta JARA Y SEDAL en las redes sociales?

Nuestra tirada es de 25.000 ejemplares y tenemos unas 40.000 visitas diarias en nuestra web, así como más de 700.000 seguidores en RRSS. No nos hemos aburrido estos últimos tres años…

Y ya para terminar ¿qué te parece la labor de JOCAEX con los jóvenes cazadores extremeños?

Me parece crucial y necesaria. Más importante de lo que incluso creéis. Ya os he dicho que el mundo de la caza necesita gente como vosotros con proyectos como este. Os daré un consejo y no lo olvidéis: tened el valor de ser libres, sin dueño y pelear por lo que queréis con total independencia. El tema de la juventud en la caza es un caramelo para algunos que no son jóvenes pero que quieren aprovecharse de la buena imagen que da con intereses ocultos y personales. Si hay algo que hemos aprendido del pasado es que la caza la extinguen sinvergüenzas de este tipo.

2017-02-09T18:59:02+00:009 febrero, 2017|Jocaex|0 Comments

Leave A Comment