FEDEXCAZA presenta en Mirabel el proyecto para la declaración como BIC de la montería y la rehala

La Federación Extremeña de Caza, representada por su vicepresidente, Manuel Gallardo, ha participado en la segunda edición de la feria de caza “Riberos del Tajo”, celebrada en la localidad de Mirabel.

Manuel Gallardo ha desgranado es una el proyecto de declaración de la montería y la rehala como Bien de Interés Cultural de Extremadura. En su intervención, el vicepresidente de FEDEXCAZA ha resaltado los valores de la montería y la rehala, actividad cinegética que se construye como valor identitario en gran parte de la región. Su acervo de conocimientos, que se transmiten generacionalmente y a través del colectivo de cazadores desde la época medieval. La ritualidad, su vocabulario y jerga específica y junto a estas manifestaciones inmateriales la producción existente de bienes muebles y artesanía muy destacada y oficios, como taxidermista, guarnicionero, ebanista cinegético, etc. que están en peligro de desaparecer. La importancia de la montería y la rehala radica en su referencia sociocultural y el grado de asociacionismo y cohesión social que representa.

Igualmente, ha explicado qué se lograría consiguiendo la declaración de Bien de Interés Cultural, poniendo especial énfasis en seguir dando sentido a prácticas tradicionales y activar conocimientos de una raigambre acusada en la sociedad extremeña. Se evitarían la pérdida de significados y de términos, y de oficios. Se aseguraría el legado literario, pictórico y escultórico, como reflejo de una tradición cultural secular. Se potenciaría un importante motor de desarrollo rural asociado al turismo. Permitiría establecer líneas de trabajo con sectores socioeconómicos locales y comarcales, para la implementación de medidas de desarrollo en estas zonas. Se potenciarían los estudios cinegéticos desde las ciencias sociales (antropología, sociología, geografía, historia, etc.) y ciencias ambientales y se facilitarían las  relaciones directas con las distintas organizaciones de defensa del medioambiente (ONG, grupos ecologistas, etc.) y agentes rurales (asociaciones de agricultores, ganaderos, apicultores, etc.) para establecer vías de diálogo y acciones que redunden en la mejora medioambiental.

En definitiva, un ambicioso proyecto que debe contar con el apoyo del Gobierno de Extremadura, puesto que todos estamos obligados a proteger y mantener nuestras raíces y nuestras tradiciones, como legado histórico a las generaciones venideras.

2018-05-08T15:36:56+00:00 8 mayo, 2018|Noticiario|Sin comentarios

Deje su comentario