Estiramiento muscular: su importancia en la actividad físico-deportiva de la caza

El estiramiento muscular tiene una gran importancia en la actividad físico-deportiva, por sus comprobados beneficios. En la mayoría de prácticas y entrenamientos se ha descuidado mucho el ejercicio de la movilidad articular, que es la capacidad o cualidad que el deportista tiene para ejecutar movimientos de gran amplitud articular por sí mismo, o bajo la influencia de fuerzas externas (Mora, Peña & Machado, 2005).

La flexibilidad se basa en la movilidad articular, extensibilidad y elasticidad muscular, y permite el máximo recorrido de las articulaciones en posiciones diversas; mediante ella el individuo realiza acciones que requieren agilidad y destreza (Álvarez, 1992). Gamonales & León (2014) definen la flexibilidad del cazador como aquella capacidad que le permite aumentar o disminuir el movimiento articular el cual puede darse de forma forzada (fuerza externa al cazador) o de forma natural (fuerzas internas propias del cazador). Una buena forma de mantenerla o desarrollarla, que ayuda además a evitar lesiones, es mediante la práctica de lo que se conoce como “Ejercicios de Estiramiento”.

Estos ejercicios, realizados antes y después del trabajo físico, ayudan a mantenerse flexible y a evitar lesiones comunes, como torceduras, inflamaciones debidas a impactos repetidos y otras molestias (López, Gálvez & Romero, 2004).Cuando el estiramiento es correcto, la sensación es agradable. Los ejercicios de estiramientos deben adaptarse a la estructura muscular, flexibilidad y grados de tensión de cada sujeto. El objetivo es reducir la tensión muscular y lograr un movimiento más libre, sin pretender una flexibilidad extrema que acabe lastimando (Mora, Peña & Machado, 2005).

Por consiguiente, se observa como oportuno e, incluso necesario, realizar estiramientos musculares antes y después de finalizar la jornada cinegética en función de la práctica de caza que se va a realizar para la mejora del disfrute, principalmente, y como clave para evitar lesiones y accidentes. Es fácil aprender los diferentes ejercicios de estiramiento, pero hay que hacerlos correctamente. Cuando se empieza a estirar el músculo, hay que mantener la tensión entre 10 y 15 segundos (este tiempo puede variar según la bibliografía consultada); nunca se estirará bruscamente. De esta manera, todo aquel cazador que realice ejercicios de estiramiento conseguirá: estimular y preparar el cuerpo para el esfuerzo que implica la caza, evitar posibles lesiones (contracturas, esguinces, etc.), reducir la tensión muscular y conseguir una rápida recuperación tras la práctica cinegética.

Gamonales, J. y León, K.
Facultad de Ciencias del Deporte (Cáceres)

Referencias bibliográficas.

Álvarez, C. (1992). “Preparación física del fútbol basada en el atletismo”. GYMNOS, S.A. Madrid, 1992. Cuarta Edición. pp. 188-539.

Gamonales, J. y León, K. (2014). La caza en España. Las capacidades físicas del cazador. Universidad de Extremadura. Cáceres. 1, pp. 50-60.

López, M.; Gálvez, A. & Romero, C. (2004). Ejercicios de estiramientos contraindicados en fútbol: justificación y alternativas para el rendimiento-salud. Revista digital. 19 (68).

Mora, C.; Peña, G. & Machado, E. (2005). Estiramiento muscular: su importancia en las actividades físicas. Medicentro. 5 (4).

2015-05-04T08:03:21+00:004 mayo, 2015|José Martín Gamonales|0 Comments

Leave A Comment