Éste es el título del dossier que nos ha hecho llegar la Federación Extremeña de Caza a todos los asambleístas con vista a la próxima Asamblea, que se celebrará una vez este número esté impreso.

En ella se nos hace ver el papel tan destacado que ha jugado la Federación Extremeña de Caza en los últimos cambios referidos a la Ley de Caza y a la Orden de Veda. También nos permite descubrir cómo gracias a un trabajo bien hecho, se obtiene una clara recompensa para las sociedades federadas, con descuentos de hasta un 70% en tasas y un 10% en subvenciones. Se nos informa del hecho de haber cancelado la deuda que se había heredado con la Real Federación Española de Caza y con Mutuasport. Por último, de una manera simple pero muy eficaz nos presenta su presupuesto de ingresos y gastos, un claro ejemplo de transparencia.

Pero aún hay más. La Federación nos mantiene al día sobre campeonatos, novedades legislativas, gestión cinegética, seguros, actividad social, cursos del cazador, curso de especialista en control de predadores y un largo etcétera de actividades.

Sin duda, lo mejor de todo es que las Juntas Directivas sentimos la cercanía de la Federación, cuyos miembros se han pateado buena parte de nuestra Región aclarándonos todas las dudas posibles, la mayoría de ellas relacionadas  con la recuperación de la Caza Menor, para ello han sido continuas las reuniones con la UEX, con sus docentes e investigadores, con CICYTEX, el mayor centro de investigación de Extremadura, con la D.G. de la PAC para exigir medidas en la agricultura y ganadería que favorezcan la caza menor, con Asociaciones Agrarias y con el GOBEX.

En resumen, hoy más que nunca se puede afirmar que somos dueños de nuestro futuro y por él nos toca trabajar. Eso sí, siempre de la mano de alguien que nos guíe, en este caso la Federación Extremeña de Caza, a cuyo personal y miembros de su Junta Directiva hay que agradecer el enorme esfuerzo que están realizando,  plasmado en sus múltiples actividades.