La Caza en España como práctica físico-deportiva demanda distintos requerimientos energéticos y condición física. Gamonales y León (2014) manifiestan que además son necesarios otros condicionantes de diversa índole e igualmente requeridos. Estos pueden ser de carácter social o psicológico. Todos ellos, de significativa influencia para realizar la práctica de la Caza de forma saludable, segura y eficaz. Dentro de los requerimientos psicológicos, se tiene dos aspectos fundamentales y claves como son la atención y concentración.

Estos aspectos psicológicos son importantes y muy olvidados en la preparación psicológica de todo deportista, de cualquier práctica físico-deportiva, sobre todo los que compiten y aún más en los de élite y, a su vez, es una de las más difíciles de lograr (González, 2007). Además, indicar que son multitud los autores que se han preocupado por estudiar ambos términos (atención y concentración), ya sea por separado o juntos. Autores como González (2007) definen la atención como “la focalización de toda la atención en los aspectos relevantes de una tarea, ignorando o eliminando los demás”. Es decir, se puede definir la atención como la posibilidad que tiene un deportista de mantenerse centrado ante un estimulo.

Por el contrario, la concentración se puede definir según Easterbrook (1959) como “el incremento en los niveles de activación produce un estrechamiento del campo atencional”. Por esto, Landers (1985) afirma que “el aumento del arousal emocional durante la ejecución hace que los deportistas se centren en la tarea visual central y que decrezca la habilidad para responder a los estímulos periféricos”. Por lo tanto, se puede definir la concentración como la capacidad de mantener el foco de atención sobre los estímulos relevantes del medio ambiente. Es decir, se puede citar:

Concentración ≤ ≥ Atención

Por consiguiente, se observa como oportuno e incluso necesario, un acondicionamiento físico y psicológico específico del cazador en función de la práctica de caza que va a realizar. Además, son claves para evitar accidentes. La atención y concentración en la Caza como práctica físico-deportiva, se manifiesta y se requiere de formas distintas según la modalidad cinegética. Por ejemplo: cuando los cazadores que van de “Montería” – conocidos como monteros -, se desplazan hacia el puesto o el cazador de “Caza con reclamo” u otra disciplina, todos se centran y ponen la máxima atención durante el trayecto, fijándose en los posibles “pasos” – coladeros habituales de las reses – de las especies cinegéticas (jabalíes, ciervos, gamos, etc.), e incluso a la hora de disparar con arma o arco.

Gamonales, J. y León, K.
Facultad de Ciencias del Deporte (Cáceres)

Referencias bibliográficas

EASTERBROOK, J. (1959). The effect of emotion on cue utilisation and the organisation of behaviour. Psycholgical Review. 66, pp.183-201.

GAMONALES, J. y León, K. (2014). La caza en España. Las capacidades físicas del cazador. Universidad de Extremadura. 1, pp. 125-126.

GONZALEZ, J. (2007). “Herramientas aplicadas al desarrollo de la concentración en el alto rendimiento deportivo”. 7 (1).

LANDERS, D. (1985). Peripheral narrowing among experienced and inexperienced rifle-shooters under low- and high-stress conditions. Research Quartterly for Exercise and Sport. 56, pp. 122-130