Termina una nueva temporada de caza menor, conejo, liebre y perdiz, con más pena que gloria. El conejo sigue en claro retroceso. La neumonía continúa haciendo estragos y no hay visos de solución. En algunos cotos se ha observado que el año ha sido bueno para la perdiz y la liebre, pero son pocos los socios que reflexionan sobre la necesidad de mantener la escasa madre que tenemos en el campo. Su único pensamiento es: “Yo pago y, por tanto, quiero cazar todos los días”. Está claro que con esta mentalidad sólo llegaremos a la desaparición de la poca caza que existe.

En cuanto al conejo, como ya se ha dicho, sólo podemos  seguir trabajando, esperar que los socios, aunque no todos, al menos algunos se impliquen en la dura tarea de atender los majanos repoblados, desinfectarlos, echarles agua y comida, vigilarlos …, y a esperar que la neumonía no ataque.

Nos queda la prórroga, el zorzal y la paloma, pero por las razones que sea, un octubre muy caluroso, un otoño primaveral en los países del Este de Europa etc., estas migratorias no han llegado hasta nuestras dehesas y encinares en la cantidad que lo hacían.

Y aunque a la hora de salir a cazar nos encontramos con muchas cosas negativas,  digamos que a nivel de Federación las miradas son más positivas; se ha conseguido que el pleno de la Asamblea aprobase, el 11 de diciembre de 2014, la reforma de la Ley de Caza y Ley de Tasas, con importantes beneficios para cazadores y sociedades federadas, caso del descuento del 10% del precio de la licencia de caza para los federados, la deducción de un 70% de la tasa para repoblar por parte de las sociedades que aglutina la Federación o la rebaja de un 20% para aquellas sociedades que comunican acciones de caza mayor. En resumen, muchas ventajas. ANIMAMOS A TODAS LAS SOCIEDADES QUE AÚN NO ESTÁN FEDERADAS A QUE LO HAGAN.

En el nuevo texto de la Ley, los Enclaves pasarán a interrumpir la continuidad de los acotados; se establece un porcentaje máximo de enclaves, de un 25% para los cotos locales; se endurece el régimen sancionador, y así la tenencia y cría de perdiz se sanciona con un mínimo de 2.500€; también se abren los terrenos libres a la caza de podenco a diente y a la caza menor con arco.

Desde estas líneas agradecemos a la Consejería de Agricultura, Desarrollo Rural, Medio Ambiente y Energía las subvenciones que  otorga a las Sociedades Deportivas, pero también le reclamamos que no se demore y haga efectivo cuanto antes el pago de la ayuda concedida en diciembre de 2013 a los cotos sociales para actuaciones de conservación, fomento y mejora de la riqueza cinegética en nuestros cotos, pues su importe es necesario para mantener el puesto de trabajo del personal contratado o para afrontar otras actividades.